Saltar al contenido

Lavavajillas integrable

Los lavavajillas integrables son la opción ideal para todas las personas que buscan ahorrar tiempo. Los lavavajillas te liberan completamente de la tarea de lavar los platos, permitiendote ahorrar alrededor de 14 días al año (alrededor de 336 horas).

Además, al ser integrables, se acoplan perfectamente al resto de muebles y electrodomésticos de tu hogar. Esto significa un gran ahorro de superficie que podrás usar para ubicar otros objetos.

Comparativa de los mejores lavavajillas integrables del 2020

¿Que es un lavavajillas integrable?

Los lavavajillas integrables son lo mismo que un lavavajillas normal (un electrodoméstico que lava los platos en tu lugar, permitiendote ahorrar mucho tiempo), con la diferencia de que los integrables, deben ser instalados y te permiten disfrutar de espacios libres en tu hogar.

Generalmente los lavavajillas integrables se sitúan bajo la encimera y estos quedan acoplados al resto de los muebles del hogar. Esto genera una ambientación acorde a la decoración de la cocina.

¿Por qué comprar un lavavajillas integrable?

Los lavavajillas se adaptan perfectamente al resto de los muebles y electrodomesticos, de forma que no sobresalen y te permiten ganar superficie. Superficie que puedes utilizar para colocar otros electrodomesticos encima.

¿Qué medidas tiene un lavavajillas?

Respecto al ancho de los lavavajillas, estos suelen variar entre los 60 cm y 45 cm (ese es el rango de medidas convencionales). De alto suelen mantener medidas de entre los 83 cm a 85 cm. Respecto a las medidas de profundidad, estas oscilan alrededor de los 58 cm y 60 cm.

¿Qué lavavajillas comprar?

A continuación enumeramos las características más importantes que debe tener tu lavavajillas:

Silencioso

Es importante asegurarte de que cuando tu lavavajillas se encargué de los platos, lo haga de la forma más silenciosa posible. Para ello, es importante que te cerciores de comprar modelos con una emisión del ruido menor a los 51 dB.

Lavado de platos programable

Otra de las funciones que no nos puede faltar incluir en los lavavajillas es la programación. Esta es una funcionalidad que puede resultar realmente útil en varias circunstancias. 

Además es una excelente forma de ahorrar energía en tanto programes tu lavavajillas para funcionar a la noche. En caso de que tengas tarifa de electricidad reducida en horarios nocturnos, podrás disfrutar de increíbles descuentos en la factura de luz.

Lavado y secado incluido

Cuando un lavavajillas incluye el secado nos libera de la tarea de tener que andar secando los platos posteriormente a su lavado. Esta función es ideal pues también reduce las emisiones de vapor que pueden generar los lavavajillas durante el lavado.

Eficiencia energética

Adquirir modelos con una buena eficiencia energética es fundamental para permitirnos cuidar al medioambiente, a la vez que ahorramos dinero en la próxima factura de luz. Para ello, busca comprar solo los lavavajillas integrables A, A+, A++ y A+++.

¿Cómo usar un lavavajillas integrable?

  1. Retira los residuos de comida: Antes de meter los platos al lavavajillas, lo prudente es sacar los residuos de comida más grandes y fáciles de remover.
  2. Cargar el lavavajillas: Es importante colocar los platos en el lavavajillas según la norma que le corresponda a cada uno de estos. También es importante no sobrecargar las bandejas disponibles. Los platos más difíciles de lavar es importante ubicarlos debajo de todo. Rambién recuerda poner los cubiertos en su respectiva cesta. 
  3. Elige el programa: Los lavavajillas traen consigo un manual que indica los parámetros de lavado del programa. Son 2 los niveles más importantes y estos se determinan según la temperatura de lavado. Uno para platos muy sucios (70ºC o más), un nivel de uso normal (entre 45º a 50ºC).
  4. Dejar que los platos se enfríen: Una vez el proceso de lavado haya finalizado es importante dejar la puerta del lavavajillas abiertas para permitir que los platos se enfríen. Este proceso es importante porque un plato caliente es más frágil que uno frío.
  5. Una vez los platos hayan alcanzado una temperatura aceptable y fácil de manejar, puedes empezar a vaciar tu lavavajillas, desde los platos de abajo, a los de arriba.

Cuidados del lavavajillas

  • En caso de que los platos empiezan a salir con manchas blancas, ajusta el suavizante de tu lavavajillas (sal para lavavajillas). Este problema puede deberse a la dureza del agua que usas para lavar los platos, de ser muy alta necesitarás aumentar el porcentaje del suavizante que usas. Todos los manuales explican cómo tratar este apartado.
  • Cada tanto limpia los filtros del lavavajillas, también es importante limpiar la junta de la puerta.

Te puede interesar:

Las bicicletas de spinning estáticas son uno de los aparatos de fitness más icónicos y efectivos para conseguir disminuir la grasa corporal en el menor tiempo posible y de la forma más sencilla.